Dialogo en el Edén.

En el Paraiso, un día Eva llamó a Dios:

EVA Tengo un problema.

DIOS ¿Cuál es el problema, Eva?

EVA Sé que me has creado, que me has dado este hermoso jardín, maravillosos animales y la serpiente con la que me muero de risa, pero no soy del todo feliz.

DIOS ¿Cómo es eso, Eva?

EVA Me encuentro sola y además estoy harta de comer manzanas.

DIOS Eva, en tal caso, tengo una solución. Crearé un hombre para ti.

EVA ¿Qué es un hombre?

DIOS Un hombre será una criatura imperfecta, con muchas artimañas, hará trampas, será engreído… Pero va a ser más fuerte y rápido que tú y le gustará cazar y golpear. Tendrá un aspecto simple, pero como te estás quejando, le crearé de tal forma que te haga feliz. Tampoco será muy listo y destacará en cosas infantiles, como dar patadas a un balón. Siempre necesitará tu consejo para actuar cuerdamente.

EVA Suena bien… ¿Y cuándo tendré un hombre en el paraíso?

DIOS Pues… te lo voy a crear, pero con una condición.

EVA ¿Cuál condición?

DIOS Como será arrogante y narcisista, tendrás que hacerle creer que lo hice a él primero. Recuerda, ese será nuestro secreto… de mujer a mujer.

Este artículo fue escrito en Catalejos. Enlace Permanente.