EL CRISTIANO FRENTE AL ABORTO.

“Dilema” puede ser el término más correcto para graficar la opinión de un cristiano ante el tema del aborto.
Están sobre la mesa dos razones para existir: la de la madre y la del hijo. Ella tiene derecho total a disponer de su cuerpo, de su realización, de su existencia. El hijo también. Ella puede determinar lo que crea más conveniente para su vida, pero no puede determinar sobre la vida del otro. El tema es que estos dos derechos se dan al mismo tiempo en una sola “institución”, por inventar un término que se acerque al misterio de dos personas que viven por nueve meses en un mismo ascensor.
¿Se puede matar a uno para que el otro tenga vida más plena? Desde luego que no.
¿Se puede permitir, en casos graves de salud, que uno sufra consecuencias al tratar de salvar al otro? Bueno, ahí está el dilema.
Recorriendo las legislaciones de nuestros países del sur de América tenemos este panorama:
El aborto en Argentina, como interrupción voluntaria del embarazo es un delito. Pero se convierte en “no punible” el que se realiza a fin de evitar un peligro para la vida o la salud de la madre; igualmente el que interrumpe un embarazo fruto de una violación.
En Chile, las leyes son severas y el aborto es ilegal. Y como es penado por la ley, las madres que abortan lo hacen en pésimas condiciones clandestinas, si son pobres, o en clínicas sofisticadas y onerosas, sin son ricas, instituciones que delinquen gracias a la venda que la diosa Justicia lleva sobre los ojos.
En Paraguay también el aborto es ilegal, salvo el caso en que peligra la vida de la madre. Aún así un 23% de muertes de mujeres jóvenes son a causa de abortos ilegales.
La legislación del Uruguay no penaliza el aborto dentro de las 12 primeras semanas de embarazo.

Cada vez que se ha tratado el tema, tanto en asuntos médicos como en estamentos políticos, las iglesias cristianas han levantado la voz, han denunciado y han condenado todo intento de legislar sobre la materia. La iglesia católica ha declarado excomunión al que colabore en un aborto, quien quiera que sea.
Pero fuera de hablar y de condenar, es poco lo que aportan las iglesias en este tema. ¿Qué hacemos los cristianos para evitar el aborto? Lamentarnos, prejuzgar, condenar y nada más. En ese sentido somos todos cómplices pasivos.
En una carta del teólogo José Comblin a un amigo, se lee: “Muchas mujeres que recurren al aborto son mujeres angustiadas, desorientadas, desesperadas. Que se sienten en una situación sin salida. Muchas buscan el aborto porque sus padres no quieren que tenga el hijo; otras por imposición del hombre que las forzó. Otras, porque en la empresa en que trabajan no permiten que tenga un hijo. Otras son empleadas domésticas y la patrona no acepta la situación. Otras muchas son casi niñas y asustadas, no saben qué hacer. No reciben atención, no reciben asesoramiento, no tienen apoyo ni moral ni material, porque todo es clandestino. Ni siquiera lo pueden hablar en voz alta. Al no encontrar alternativa, con mucho sufrimiento recurren al aborto. La iglesia no las ayudó cuando lo necesitaban”.
Así, el aborto en muchos casos es fruto del desinterés de la comunidad cristiana.
El Estado debe intervenir y legislar en este tema. El aborto es un mal y no puede quedar en manos de los negociantes en vidas humanas. El alcoholismo es un mal y se ha debido legislar sobre él. También la prostitución, también en los derechos humanos conculcados.
Pero hasta ahora ni el Estado ni la iglesia han enfrentado con respuestas eficaces el mal del aborto. El primero, penaliza. La segunda, excomulga. Pero nadie propone soluciones de apoyo moral y material: programas escolares, talleres formativos, casas de acogida para ayudar en casos de embarazos no deseados, dineros en proyectos de educación popular, planes de asistencia a madres en situación difícil, apoyo económico a los recién nacidos en hogares `pobres.
Creo que el Estado debe legislar con inteligencia sabiendo que se trata de vidas humanas. Lo ha hecho con aplauso de los empresarios para la exportación de vinos y sandías pero no lo ha hecho para la importación de nuevos ciudadanos a la mesa de la vida.

Este artículo fue escrito en Catalejos. Enlace Permanente.

12 Respuestas a EL CRISTIANO FRENTE AL ABORTO.

  1. Pepe dijo:

    Bueno el tema, Pepe. Lo que pasa es que hay muchos intereses en no dar cara a este asunto, unos por política, otros por religión, otros por negocios. Yo creo que debe haber una ley del gobierno que no deje a la ley de la selva que actúe como en Chile. Bernardo Aliaga, Concepción, Chile.

  2. Pepe dijo:

    Estimado pepe, si la iglesia catolica excomulga a los que cooperan con un aborto ¿tambien excomulga a los que patrocinan leyes que admiten el aborto? María Luisa. Mendoza. Argentina

  3. agustin dijo:

    Leí tu catalejo y si cata lejosssss eeee cata a la distancia. Felicidades por ser tan humano y tan cristiano y por ponernos a tomar postura ante un tema Espinoso y polémico.
    Me gustaría que nos compartieras como están por allá ahora con los temblores réplicas y tanta desgracia humana que han vivido en los ultimos días. Como está la comunidad claretiana y como el pueblo de Dios…. Es un momento bueno de América latina tbn para tomar postura ante la desgracias de países hermanos…
    Ánimo a ver que nos puedes contar…. Con aprecio claretiano un abrazo de hermano a hermano….. En la misma mesa del creador. Miguel Angel Portugal. México.

  4. Pepe dijo:

    Andrés Larraín

    17:08 (hace 1 hora)

    para mí

    Traducir mensaje
    Desactivar para: español

    Han quedado grabadas en mi corazón interpretaciones de palabras sobre el aborto que ha escrito usted mismo en el catalejo antes:
    Dios es dueño de la vida. La mujer es dueña de su cuerpo, que haga con el lo que quiera, Dios se lo ha dado y le dio libre albedrío. Pero que no haga lo que quiera con otro cuerpo en gestación, indefenso.
    Además recuerdo haber leído que usted no ha escuchado ninguna mujer, creyente o no creyente, que quede en paz después de haber abortado.
    Si me equivoco en alguna interpretación por favor dígame.
    Saludos !!!

    Andrés

  5. María Jesús / Jaime dijo:

    Agustín y Comunidad Claretiana:

    Muchas gracias por tu oportuno comentario en un tema que solo se comenta en voz baja, mientras miles de mujeres -mayoritariamnete pobres- sufren el rigor del aborto en muchos casos hasta la muerte!
    Con mucho gusto lo estamos difundiendo, también, desde nuestro Portal de noticias.
    Fraternos Saludos a Ti y Comunidad!

    http://www.reflexionyliberacion.cl

  6. Pepe dijo:

    Pepe, no pude entrar en el sistema para comentar el blog. ¿No se podría hacer algo más sencillo? Por eso envío a tu correo mi disgusto por hablar de un tema que es mejor dejarlo así porque las cosas no están claras. ¿Se pretende aprobar el aborto en Chile? Si se legisla habrá más abortos todavía, es lo que yo digo. Renato Valbuena. Santiago. Chile.

  7. agustin dijo:

    Marco A. Velásquez U.

    15:36 (hace 19 minutos)

    Querido Pepe:
    Me alegro que tu catalejo aborde este peliagudo y rehuido tema.
    Y pensar que el aborto (así como otros de gran importancia) son temas UTILIZADOS y MANIPULADOS para recuperar estratégicamente un espacio social, para re-aglutinar fuerzas decadentes, para re-articular viejas cruzadas. Eso es lo que, en muchos aspectos, representa este tema para nuestra Iglesia.
    Lo convierte en una “bandera de lucha”. Es como, a veces se utiliza a nuestra madre María Santísima; cuando hacemos de la virginidad de María una “bandera de guerra” para defender posiciones dogmáticas corporativas. Así como se usa la virginidad de María para dividir a los buenos (nosotros) del peligro, así nuestra Iglesia asume el tema del aborto. Toma partido dogmático por la vida, olvidando que la lucha y defensa de la vida, es mucho más que la vida por nacer, es también la vida de la madre, la calidad de vida y dignidad de esa criatura que tiene por delante una condenación, tantas veces, a la miseria y marginación por nacer de una madre pobre. Esta es la hipocresía que reina en estas discusiones.
    ¿Por qué con la misma fuerza que se lucha por el derecho a la vida por nacer, no se lucha con igual fuerza para defender sueldos justos, trabajo digno, educación de calidad para todos, respeto a la conciencia, etc., eco.?
    Qué bueno Pepe que pongas estos temas en el catalejo.
    Felicitaciones, Marco Antonio. Santiago. Chile.

  8. agustin dijo:

    Sergio F. Chacon

    16:28 (hace 3 minutos)

    Estimado Amigo: interesante, como siempre, los temas que analiza y comenta. Al parecer, sigo en la lista “negra”, ya que el comentario que envié, no figura en su blog:

    Estimado Amigo: el tema de por sí, trae controversias; pero lo principal es conversarlo sin hipocresía, sin sesgos religiosos, sin ideologías baratas. En caso de violación: es justo o no?, que la mujer deba cargar con el resultado de ese acto criminal?, por ejemplo: en el caso de una religiosa, o cualquier mujer. Creo que debemos mirar más allá de nuestras narices, cuantos niños producto de una procreación no deseada; sufren una vida llena de sinsabores, pateados, desnudos, hambrientos, falta de una caricia o palabra cariñosa; futuros delincuentes, drogadictos, alcohólicos, etc., ahora es obvio, que, tampoco se debe usar el aborto para corregir momentos de placer o mala calidad del preservativo o simplemente no usaron; así como muchos piden legislar sobre el matrimonio en personas del mismo sexo, pienso que este tema, se debe analizar mirando situaciones que en el futuro, traerán desgracias y un calvario al personaje que ahora se defiende. Un abrazo, Sergio.

  9. agustin dijo:

    Silvia Yermani Valenzuela

    comos siempre tu, tan bonito brillante en tus artículos. Me interpreta plenamente. Los cristianos aparte de lamantarnos , no hacemos nada .. que tema!! Dios muy dificil

  10. Pepe dijo:

    Cacho Ortíz
    jose.ortizs@vtr.net

    Este es el cuarto intento por enviar un comentario a tu interesante texto sobre el aborto. Felicitaciones por promover el análisis de temas de interés como éste. Comparto que la vida debe defenderse desde el momento de la concepción y que debiera haber una cultura sobre el aborto para que haya claridad al respecto.
    Cordiales saludos. Cacho Ortiz.

  11. Pepe dijo:

    Gabriela
    gabriepena@yahoo.com.ar

    ¿A qué se refiere la respuesta “La vida humana es lo más sagrado que hay , así que la vamos a defender siempre”? ¿A la vida del feto o a la de la madres, puesto que se habla del aborto terapéutico?
    Las respuestas ambiguas dan lugar a muchos fundamentalismos (de distinto signo) aún cuando quieran evitarlos. Cada quien interpreta a su modo y cree que es lo que en verdad se quiso decir…
    No conozco el contexto general en que esa frase fue dicha, así que no puedo más que preguntar, no estoy abriendo ningún juicio.

  12. Pepe dijo:

    Cacho Ortíz
    jose.ortizs@vtr.net

    Interesante tu comentario sobre el aborto y lo importante de la defensa de la vida por nacer. Considero que hay que ser riguroso en este punto y que la Iglesia debiera predicar con claridad su posición al respecto, hacer una especie de pedagogía sobre el aborto y el rol que debe cumplir el cristiano al respecto.
    Algunas veces confunden algunas contradicciones de sectores de la Iglesia frente a este y otros puntos. Debiera haber más claridad cuando se trata de situaciones tan importantes como la planteada, en la que debiera haber una férrea condena.
    Saludos, Cacho

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Realice este simple cálculo matemático (complete con números): *