¡Se nos viene el Halloween!

Andan por ahí varias cristianas (os) que se ponen nerviosos al acercarse la noche de Halloween. Creen que es algo maligno y existen llamados a “purificar” ese acontecimiento, celebrando “noches de luz”, “noches santas”, noches en que los niños salen a las calles vestidos de blanco.

Creo que nos falta a los cristianos un mayor y mejor sentido de la fiesta.

Halloween no deja de ser un juego (para algunos bastante tonto) y hay que tomarlo como tal. Es fiesta de disfraces, aprovechando la ocasión en que las iglesias llaman a recordar a los difuntos.

A la noche de Halloween hay que sumarse para tomar con humor el hecho incuestionable de pertenecer a un mundo perecible. Mejor dicho, transformable. Porque la vida no se apaga nunca sino que va asumiendo nuevas situaciones.

Halloween no es un atentado a la fe cristiana, como creen algunos devotas y devotos. Es un pequeño circo que ocupa representaciones que la misma iglesia ha difundido: el recuerdo cultual de los fallecidos, las “almas” que andan en busca de ubicación, el misterio del más allá…

Quien toma en serio esta fiesta de disfraces no tiene sentido del humor. Quien la toma como un juego, está en lo cierto. Quien la ignora, hace bien porque una calabaza hueca y calada a modo de rostro humano, a la que se le coloca una vela para dar impresión de vida, no tiene más destino a partir del 3 de noviembre, que la bolsa donde se recogen las cosas inútiles y las basuras.

Esa noche de Halloween, póngase crema blanca en la cara, póngase una capa negra, píntese de violeta las cejas y los ojos, y salga a saludar a los vecinos diciendo “dulce o travesura”. Si le dan unos caramelos, disfrútelos y agradezca el gesto de personas que han entendido que se trata de una broma sana. Si le dan un portazo o le tiran agua o no le abren la puerta…piense que se trata de gente amargada que no sabe reírse de sí misma ni de las tonterías de nuestra cultura occidental-cristiana.

 

 

Este artículo fue escrito en Catalejos. Enlace Permanente.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Realice este simple cálculo matemático (complete con números): *